Es de vital importancia saber cuáles son las profesiones

Elegir la carrera!
Si tenemos en cuenta que la mayor parte de la vida de una persona transcurre en nuestro trabajo, podremos concluir en que la mayoría, no le dedicamos el tiempo suficiente a la planificación profesional.

La elección de una carrera es una de las más importantes de la vida y se basa en aspectos como la vocación, la demanda del mercado o la tradición familiar.

Es de vital importancia saber cuáles son las profesiones más requeridas por el mercado. Las carreras tradicionales como el derecho, la medicina e ingenierías se mantienen entre las preferidas, pero dejaron de ser las únicas. Aparece la especialización en ramas que antes no existían, como las relacionadas con las ciencias exactas, las estadísticas, los trabajos en software y las redes sociales.

Es verdad que la oferta de carreras aumenta y nos encontramos ante una variedad mayor universidades y carreras. En esta realidad, el hecho de encontrar la profesión que se adecue a nuestras expectativas es indudablemente un gran desafío.
Lo primero es entender cuáles son nuestras preferencias y para qué tenemos habilidades. Esto quiere decir saber cuáles son las cosas que nos interesan hacer. Para pensar en nuestros intereses, podemos concentrarnos en nuestro día a dia y ver qué preferimos hacer en nuestros ratos libres. Si nos gusta lo artístico, lo deportivo, lo cultural, leer literatura, física o artículos de salud, si preferimos dibujar o sacar fotografías. Es decir en que ocupamos ese tiempo y cuando lo hacemos con más placer.

A veces reconocer nuestras habilidades no es tan sencillo. Podemos recordar nuestro desempeño en la escuela secundaria y ver en cuáles áreas teníamos facilidad. Preferíamos las materias más exactas, o las humanísticas? O nos inclinamos por lo artístico? Nuestras capacidades pueden ir entendiéndose desde esa perspectiva, evaluar si tenemos habilidad para lo manual, la investigación o lo humanístico entre otras actividades, nos permitirá ir definiendo nuestras preferencias.

Se trata de cuestionarse acerca de qué es lo que nos interesa aprender y con qué actividades disfrutamos más.
Seguidamente tendremos que definir con qué profesiones se relacionan las actividades que nos gustan. Los intereses pueden estar incluidos en más de una profesión, por lo que será necesario priorizar y ver cuáles intereses han predominado a lo largo de nuestro desarrollo personal.
Definir el objeto de estudio de las profesiones que nos interesan, significa pensar en la actividad concreta que realizaremos en el futuro. Cuál será la acción más importante que realizaremos, enseñar, vender, entretener, servir, construir, administrar, producir, investigar. Esa acción definirá específicamente a que nos dedicaremos la mayor parte de nuestra vida.

Informarse sobre el contenido curricular de las carreras de nuestra preferencia nos ayudará a conocerlas y comprender si está dentro de las expectativas laborales. Hay carreras que facilitan un estilo de vida más ligado a la vida en una gran ciudad, otras más relacionadas con la tranquilidad de sitios más pequeños y alejados de la vida urbana. Conocer las características de cada trabajo nos permitirá entender cuáles son nuestras preferencias y donde están nuestros límites.

Reflexionar sobre estas cuestiones nos hará imaginar un estilo de vida y en consecuencia poder prever si el tipo de actividad que implica, nos hará feliz ; si podremos compartir con otros aspectos de nuestra vida, como ser la familia o los amigos. Cuanto más información tengamos más cerca estaremos de comprender y evaluar todos los aspectos que nos faciliten tomar una decisión.

Obviamente que es importante también, conocer cuáles serán las profesiones de mayor demanda en el contexto actual y las proyecciones que puedan hacerse según el curso de la economía local, regional y mundial. Al tiempo que analizamos habilidades y destrezas debemos conocer en qué marco de actuación vamos a intentar desarrollarlas y cómo es el mercado de trabajo. Hay que obtener diversas fuentes de información para obtener todos los datos que nos permitan tomar la mejor decisión.

En síntesis en proceso de Orientación Vocacional incluye identificar nuestros interés laborales, expectativas vocacionales, el conocimiento en relación con el mercado laboral y fundamentalmente la motivación real hacia el mundo del trabajo.

pie-autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*